Corte por agua.

El corte por chorro de agua es un proceso revolucionario en la industria actual. Es una herramienta de proceso mecánico muy versátil, mediante el cual se consigue cortar cualquier material, haciendo impactar sobre éste un chorro de agua a gran velocidad que produce el corte deseado.

Esta tecnología permite trabajar en múltiples espesores, incluso espesores mucho más gruesos que en el corte de chapa por láser. El corte con chorro de agua permite el corte de prácticamente cualquier material: acero, acero inoxidable, aluminio, latón, mármol, granito,…

Ya es un recurso habitual a la hora de mecanizar piezas de precisión tanto para particulares como para empresas y cuyas aplicaciones se extienden a prácticamente todos los trabajos industriales tanto de metal como de otras industrias actuales.

Existen cantidad de ventajas que hacen del corte por chorro de agua un proceso destacado en el mundo industrial, respecto a otros métodos más limitados, ya que al ser un procedimiento de corte en frío resulta especialmente interesante en todas las aplicaciones en las que el material no se pueda ver afectado por el calor.

Esta tecnología consigue fácilmente mecanizados que son imposibles de realizar por otros procesos como cortes cónicos, chaflanes, siluetas en profundidad, cortes en perspectiva, contorneado en bisel de todo tipo de piezas,… Las posibilidades que ofrece esta técnica de corte son infinitas y de un acabado espectacular, consiguiendo un producto final de una grandísima calidad.

De igual forma que el corte de chapa por láser ofrece gran variedad de posibilidades y contornos complejos, gracias a su grandísima precisión y radios de curvatura pequeños. También hace posible el grabado en multitud de materiales (Si necesitan algún tipo de grabado que no sea por chorro de agua o tecnología láser pueden contactar con nuestra oficina técnica para ver la posibilidad de otros procesos adecuados a sus necesidades)